Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2008

Y

Y es la extraña sensación de que por un momento -sólo por un momento- el país estuvo a punto de, casi al borde de arrebatarle el mango de la sartén a quienes lo sustuvieron históricamente. De mal modo, eh. Por las malas, con toda la furia y prepotencia del que sevillana nueva arrebata en plan euforia sin medir consecuencias. Y sin saber del todo qué iba a hacer con él.

Y es también la tristeza e impotencia de saber que los cambios drásticos no son para estos pagos y la certeza de que las dialécticas existen, y son inexpugnables. Que al que la pisa no se la saca así como así, gambeta y caño.

Y que me voy a quedar con ganas de saber qué hubiese pasado si, cómo se habría roto y cómo se habría rearmado luego. Porque en conjunto somos Argentinos, incorregibles y contradictorios.

Y conservadores. Muy conservas. Y ante la angustia de la duda, Palermo siempre nos tira para el lado del olvido.