lunes gris

Casi todos tenemos algo para decir, independientemente de cuánto espacio ocupe el fútbol en nuestra vida o cuánto nos guste, por ósmosis, o empatía con los cuarenta millones de alrededor, algo nos pasa.
Va lo mío: no sé si es por hincha de Rácing, por productor independiente, o por clase media de Almagro que el sufrir los procesos y llegar al final con lo justo y no siempre al resultado más esperado o deseado me resulta natural, o posible. Lo que no me resulta natural es esta puta idea de que o "sos número uno" o "nada importa".
Qué onda, argentos, esto de titular tan naturalmente "FRACASO" a un segundo puesto? A SIETE segundos puestos! Comprendo que el oro tienta. Pero me quedo un millón de veces con un equipo funcional y perfectible, que pisa podios, liderado por un mago que hace jugadas colectivas, engrandece al espectáculo, le cede definiciones a los compañeros y pifia penales, porque es humano... antes que con robots engreídos, eficaces que manejen su carrera y su físico como una corporación a un producto.
No sé. Todo el fondo de la cuestión me parece patético. Patético el exitismo implacable, el ninguneo al esfuerzo grupal bien entendido de ese grupo y a todo lo bueno que esta selección viene brindando. Patético el mensaje que dejamos a los pibes argentinos que criamos. Patético que promulguemos como colectivo que quien no la mete cuando aprieta el yugo, quiera irse llorando. Aún, siendo el mejor del mundo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El diario del día

Personajes II/ Dustin Luke

jueves