la cosa humana

No hay nada más complicado que la cosa humana. Gracias a eso es imposible saber qué carajo sale de la mezcla de una actividad, un momento, un lugar... y personas, por muchos ensayos de investigación que se realicen. Al haber personas, con que una sola de las variables cambie, el resultado puede estar tan alejado de la hipótesis como si se hubieran variado todas. Yo, por ejemplo, acostado en la misma cama con el mismo tipo a la misma hora y después de haber hecho algo bastante parecido, siento cosas absolutamente diferentes a las que pude haber sentido tres días antes, en la misma posición, en la misma sábana.
Eu, ojo que estoy tratando de abstraerme de las variables externas; aunque hacerlo por completo sea absolutamente imposible. Igual confío en (y me huelo) que la diferencia en loas resultados depende de lo complicado eso que decía de lo humano, y no del impacto externo directo.

¿Lo útil de este descubrimiento? Es que desde esa perspectiva es muy difícil generar rutina como algo negativo. Es un buen punto. Nunca sabés qué va a provocar qué. Estimás, arriesgás, suponés, nunca sabés.

La paradoja y contracara acá la armo desde el absurdo del mismo pensamiento y sus límites: a veces me morfa la nostalgia de la perfección de un recuerdo, y por mucho que me caliento en tratar de reconstruirlo no llego ni a la mitad de lo que era. Me rindo ante la desnaturaleza de la reconstrucción obsesiva de escenarios, personajes, sensaciones y tiempos. Entonces, en consecuencia… termino cagándome en la no-rutina de la rutina que acabo de ponderar y vuelvo a la carga buscando “lo nuevo” constantemente, bombardeo de sensaciones y secreciones glandulares para cubrir un vacío que en teoría no debería generarse desde ningún lado.

Y así ando a veces como hoy, tirando, tratando de entender por qué carajo hago lo que hago y nunca llego a hacer lo que no hice todavía. Este es uno de esos momentos de impasse en el bombardeo... y de reflexión, que la mayoría de las veces se quedan en contemplación y enrosque absoluto, sin ningún resultado. Bah, ahora por lo menos son un post.

Comentarios

art vandelay dijo…
ta bueno estudiar un idioma o un instrumento...
Maxwel dijo…
"uno no se baña dos veces en el mismo rio" decia Platon. Siempre pense que era el rio el que cambiaba pero ayer me di cuenta que uno nunca es el mismo tampoco. En resumen, la situacion cambia, uno cambia, luego la repeticion exacta tiene probabilidad cercana a cero.
Creo que hay que apuntar a mejorar y no a repetir
art vandelay dijo…
creo que era Heráclito el que andaba midiendo con su vara las aguas de los ríos, creo que repetirse es sano e inevitable, o acaso no les pasa de que cuando vas al psicólogo terminan hablando de lo mismo aunque los contextos cambien.
Maxwel dijo…
Creo que repetirse es inevitable, para bien y para mal, pero lo que creo aspirar a la repeticion de un momento perfecto es, complicado. Alguien se acuerda de la escena donde cocinaban langostas en la peli Any Hall de Woody Allen? Trataba de hacer eso y no le sale.
PAblo.- dijo…
Grosa Annie Hall, en eso pensaba, jua. Y, amigo Repa, no voy al psicólogo. Por eso tengo blog.
Mr. John Steed dijo…
Qué bonito el tigre. Una vez una amiga organizó una fiesta en una casa de una isla por ahí, y me acuerdo que viajamos en un bote colectivo con cumbia al mango. Y yo, que ya venía medio tomado, quería ponerme a bailar a toda costa, y el señor que estaba ahí cuidando no me dejó.

Saluditos.
art vandelay dijo…
aguante el tigre, aguante mi amigo pablo, yo también dejé el psicológo pero también dejé al blog en su rol de psicólogo asi qeu ahora necesito algo tipo drogas duras no se algo que me ayude a seguir.

john que bueno ir un bote colectivo (por ahi era una cacciola) a mi me hace acordar a las películas de Sandro.
Mr. John Steed dijo…
Artie, re Sandro es verdad, cuanto glamour.

Uno de los pocos divos argentinos. Juntos somos dinamita.

Entradas más populares de este blog

El diario del día

Personajes II/ Dustin Luke

jueves